La alimentación “bio” en Francia

Cuando llegué a Francia no pude dejar de notar la variedad de productos “bio” que se vendían en los supermercados, incluso la existencia de “supermercados bio” que solamente ofrecen productos de este tipo. En estos supermercados puedes encontrar desde quesos, carnes, semillas, frutas y verduras, hasta pañales y productos de higiene personal que son considerados de procedencia “bio”.

18009202_10154728557282858_146483582_n

Fue una gran sorpresa para mi ya que en México, los productos orgánicos o “bio” son considerados muy caros y son difíciles de conseguir; no es muy común encontrarlos en el supermercado y no muchas personas pueden tener acceso a una alimentación de este tipo.

La dieta ecológica.

Explicándolo mejor, la dieta ecológica, también conocida como alimentación bio, está basada en el consumo de productos orgánicos frescos libres de residuos tóxicos procedentes de pesticidas, antibióticos o fertilizantes no naturales. Generalmente, la elección de este tipo de dieta va unido a un cambio en el estilo de vida.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre alimentos eco, bio y sostenibles?

Es muy díficila diferenciarlos, en lo personal yo tampoco sabía la diferencia, incluso la legislación vigente de la Comunidad Europea plantea los adjetivos “eco” (ecológico), “bio” (biológico), sostenible y orgánico como sinónimos: todos designan a aquellos productos que no han sido tratados con ningún tipo de pesticida o producto químico, han sido cultivados respetando los ciclos propios de la naturaleza sin manipulación genética y, proporcionando beneficios para el medio ambiente y la comunidad agrícola y ganadera local.

Pero no son exactamente lo mismo, a continuación lo explicaremos mejor.

  • Ecológico

Los alimentos ecológicos son aquellos que desarrollan todas sus etapas de crecimiento y producción como en la naturaleza y sin intervención artificial. Es decir, la semilla debe ser ecológica, la tierra y el agua descontaminada, aprovechar condiciones naturales para el desarrollo como el clima o el suelo, y no usar ningún fertilizante ni pesticida químico. En el ámbito ganadero, se respeta la crianza en zona libre de contaminación, alimento ecológico, sin intervención de hormonas de crecimiento o antibióticos.

  • Orgánico

Especifica que no se ha realizado ninguna intervención química para lograr un desarrollo óptimo. Un alimento etiquetado como orgánico asegura que no se han usado pesticidas, fertilizantes y otras sustancias similares.

No obstante, hay que aclarar que no todos los alimentos orgánicos son Bio, ya que puede ser que no contengan químicos pero que estén elaborados con productos manipulados genéticamente, como pueden ser las frutas de un dulce o las uvas de un vino.

  • Sostenible

El termino “sostenible” es más amplio y por tanto, menos restrictivo, puesto que relaciona dos factores importantes, por un lado el respeto al medio ambiente y por otro, el económico. Un producto sostenible, aunque entiende el respeto al medio ambiente, tiene como criterio principal el bienestar de las personas.

Beneficios de la dieta ecológica

Los beneficios de la dieta ecológica son muchos, principalmente lo beneficiosa que es para la salud. Esta dieta es ideal para aquellos que tienen enfermedades de tipo autoinmune como el síndrome de fatiga crónica, o alergias.

Está comprobado que este tipo de alimentación reduce los problemas de piel, las personas que sufren jaquecas indican que sus dolores de cabeza disminuyen considerablemente y equilibran el sistema digestivo.

Los alimentos locales bio son sinónimos de comer productos frescos, de temporada y con toda confianza, sin tener que depender de sellos ecológicos que, a fin de cuentas, no dejan de ser una incógnita.

En pocas palabras comer ecológico significa, sobre todo, cuidar nuestra salud y la del planeta.

Inconvenientes de la dieta ecológica.

Uno de los grandes inconvenientes de este tipo de alimentación es el elevado precio de sus productos. Suelen estar un 20% por encima del precio habitual de los productos no biológicos u orgánicos, provocando que una gran parte de la población vea este tipo de dieta como algo inasequible.

También es importante mencionar que la agricultura ecológica requiere la utilización de más tierras, debido a su bajo rendimiento respecto a la convencional, lo que implica la degradación de ecosistemas como las selvas en las zonas tropicales.

Francia

Buscando un poco en internet sobre el mercado “bio” en Francia encontré una noticia que habla sobre la producción y el consumo de productos ecológicos cuyo resultado muestra unas cifras históricas que demuestran que lo ecológico ya es algo cotidiano para las familias francesas.

Según dicho estudio, en 2003 una de dos personas encuestadas consumían productos ecológicos, hoy son ya 9 de 10. Un 89% declaró consumir productos ecológicos ocasionalmente en 2015 (75% en 2014 y 54% en 2003) y 65% al menos una vez al mes (49% en 2014 y 37% en 2003).

Entre éstos, un 27% consumían una vez por semana (19% en 2014) y el 10% lo hacía a diario (9% en 2014).

Actualmente sólo un 11% de los ciudadanos franceses encuestados declaró que nunca había consumido ningún producto ecológico, en 2003 era un 46%.

Durante los últimos seis meses de este año se crearon 21 nuevas granjas ecológicas cada día. En Francia, la superficie dedicada a la agricultura ecológica supera los 1,5 millones de hectáreas.

También es importante mencionar que La Asamblea Nacional Francesa adoptó finalmente, por unanimidad, la enmienda de la diputada de Europe Écologie Les Verts (EELV) de la Dordoña Brigitte Allain el pasado 23 de noviembre, en el marco de la Ley “Igualdad y Ciudadanía”. Esto obligará a ofrecer al menos el 40% de productos locales y de temporada en sus menús, incluyendo un 20% de productos ecológicos.

Esto quiere decir que las comidas de los comedores escolares y restauración colectiva deberán contener un 40% de alimentos locales y de productos de temporada, con un 20% de los alimentos orgánicos.

Es impresionante la importancia que tiene este tipo de productos en el estilo de vida de las familias francesas, ya que no sólo están cuidando la salud y alimentación, también están pensando en el futuro de sus hijos. Un estilo de vida que deberíamos de adoptar los mexicanos, buscar la manera de construir un mercado de productos “bio” en un precio razonable y accesible a todos, así como apoyar este tipo de negocios. Comenzar a pensar en nuestro futuro y en el planeta.

 

 

 

Referencias

http://www.lavanguardia.com/vivo/ecologia/20160614/402498428265/ecologico-biologico-organico-sostenible-alimentacion.html

http://www.ecologiaverde.com/la-dieta-ecologica-alimentacion-bio/

http://www.ecologiaverde.com/ventajas-la-comida-biologica/

http://vidasana.org/noticias/consumo-el-mercado-bio-alcanza-en-europa-los-26-mil-millones-de-euros-

http://www.ladyverd.com/cifras-historicas-del-consumo-ecologico-en-francia/

http://mensacivica.com/francia-un-20-de-los-alimentos-bio-para-el-ano-2020/

http://elpais.com/elpais/2016/12/15/buenavida/1481801597_706486.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s