Mi crisis del cuarto de vida

En unos días estaré cumpliendo 25 años, sí  ¡25 años!… Y no, no estoy casada ni en planes de matrimonio. No, tampoco he tenido hijos o tengo planes inmediatos de tenerlos y no, aun no termino mi tesis.
A los 25 años mi mamá ya estaba casada con mi papá y estaban comprando un apartamento. A los 25 años varios de mis amigos ya tienen un trabajo formal relacionado con sus estudios o han comenzado a estudiar una maestría, otros más ya están en planes de matrimonio o ya tienen un hijo.
Estuve leyendo varios artículos que hablan sobre una crisis muy particular que les sucede a varios jóvenes entre los 20 y 30 años de edad llamada “la Crisis del Cuarto de Vida”.
El el blog Charco de Locos de Saioa Rolán Azcona, encontré una muy buena definición sobre esta crisis y a continuación se las compartiré:
 Se identifica con un momento de vértigo que se da entre los 21 y los 29 años coincidiendo con la inmersión en la vida adulta y sus responsabilidades. La confusión, la incertidumbre y el miedo al fracaso  son los primeros síntomas del inicio en el mundo real, una vida adulta muy diferente a la que imaginábamos. 
Las relaciones de pareja son más maduras, estables y profundas. Ahora, lo es todo: es nuestro nido de amor y cariño, forma parte de nuestra familia y se transforma en nuestra mejor amistad. Empezamos a plantearnos temas más serios que hace nada quedaban a años luz. Ya no es tan ridículo pensar en hijos, casa y boda, aunque sea a largo plazo.
 
Si no tenemos pareja, nuestro interior conspira para encontrarla porque si no nos sentimos fuera de lugar, como si no encontrásemos nuestro sitio, como si realmente se nos estuviese “pasando el arroz”.
 
Es complicado coordinar horarios y el círculo de amistades se hace más pequeño. Al principio, es difícil acostumbrarse y aceptarlo pero terminamos por darnos cuenta de que ese pequeño círculo se ha cerrado con la gente que nos quiere de verdad. El resto estaba de sobra.
Anhelamos la vida del estudiante, sin más preocupación que la de aprobar, y se nos olvida disfrutar de nuestra edad actual, que no volverá y está llena de beneficios aunque no nos demos cuenta: mayor independencia, nuevos amigos, sueldo, madurez, estabilidad en la pareja…
 
Vivimos deprisa, creyendo que es el momento de tener hijos y comprarnos una casa, simplemente porque la sociedad nos dice que tiene que ser así. Recibimos constantes mensajes de presión social que nos agobian en una etapa difícil: “Se te está pasando el tren” o “Yo a tu edad ya me había casado y tenía tres hijos”.  
Años atrás cuando pensaba en como me veía a los 25 años, lo primero que contestaba era con un trabajo fijo y un sueldo muy bueno, comenzando mi maestría y viviendo en mi propio apartamento: no hijos, no esposo, sólo vivir mi vida como una profesional.
Ahora que lo pienso, no puedo parar de reír…
Quien iba a pensar que estaría en Francia, estudiando francés, trabajando como au pair y aun sin titularme. Ha cambiado tanto la forma en que veo mi vida, en la forma en que la estoy viviendo y disfrutando y la manera en que no me importa lo que piensen los demás.
61d33892662a318d7bc6db71ebdea029
Dicen que la vida da cambios repentinos y que no puedes asegurar que es lo que estarás haciendo dentro de 10 años, aunque lo tengas todo planeado. No estoy asustada, tampoco preocupada por el camino que está siguiendo mi vida en estos momentos… Después de mucho razonar y comprender todo lo que esta sucediendo a mi alrededor, no puedo esperar a ver que es lo que me depara el futuro, en donde me encontraré y con quien estaré viviendo estas experiencias únicas y que me están haciendo crecer como ser humano.
 La sociedad te genera presiones, te hace pensar que es lo correcto e incorrecto en tu vida; cuando no debería de ser así. Ante estas presiones tenemos que tener claro que cogeremos el tren cuando en nuestro interior sea el momento oportuno. Es una decisión personal, no comunitaria ni que haya que tomar en público.
Como dice Saioa…
“La crisis es menos crisis si la miras como un cambio y como una oportunidad. Es el momento de aprender del pasado, disfrutar del presente y crear el futuro”.
Referencias:
Anuncios

2 comentarios en “Mi crisis del cuarto de vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s